Ilustración 1: Allah, tomado de Wikimedia Comm

Como es arriba es abajo, análisis formal de la palabra هللا (Allah)

Parte 1:

La palabra árabe “Allah” (هللا) (Ilustración 1) cuyo significado es Dios, es una palabra que se fue consolidando durante el desarrollo de los pueblos árabes y que terminó por robustecerse de manera sorprendente con la aparición del islam y del Corán.1 Es así como el estudio del funcionamiento simbólico y místico de la palabra se ha hecho patente para los pueblos musulmanes, sin embargo, en los últimos años se han realizado muchos análisis filosóficoteológicos de este término dejando de lado lo enriquecedor que puede resultar el intento por hacer una búsqueda puramente formal de la estructura visual de esta palabra.

 

El origen etimológico y en consecuencia visual de la palabra Allah es más complejo de lo que se cree, hay académicos que afirman que, de hecho, la palabra Allah (هللاه ( es la única palabra árabe que sobrevivió y que no sufrió cambios desde los dialectos árabes previos a la era del islam, no obstante, otros estudios del tema realizados por la International Journal of Islamic and Civilizational Studies, en un artículo llamado ” La palabra ” allah” y su uso: un análisis de la historia de la lengua árabe”, afirma que:

 

“Ibnu Manzur, en su libro Lisaanهal-Arab, había discutido en profundidad el significado de la palabra “Alá”. La palabra “Allah” de hecho se origina de la palabra هَالِ إ del wazn ْوه oَ مْفعُ ْو ل wazn en convirtió se luego que فِعَا ل ُ ل ْ مأ َque significa “a quien se adora”.

Sibawaih también había mencionado, en su libro al-Kitab, que los árabes preislámicos habían usado la palabra اله ,con la omisión del segundo “Lam” en esta palabra “Allah”. Esto significa que cuando la palabra اله es perfecta o completa en las reglas nominativas, se pronuncia como ‘هللا ,’donde solo se usa en el Corán. Por lo tanto, los libros anteriores al Corán no habían usado la palabra “هللا) .”Yaacob, 2015 p. 3.)

 

Esto es importante porque para efectos prácticos de este artículo, el uso de la palabra  “Allah“ a nivel visual también ha sufrido cambios en su forma de estructuración desde la aparición del Corán. Sin embargo, para este escrito, me enfocaré en un análisis formal de la palabra هللا) Allah) desde el punto de vista ya consolidado del islam. Si bien es cierto que la caligrafía al igual que cualquier objeto artístico se escapa de una metodología de estudio completa, el formalismo propuesto por el historiador y teórico del arte Fiedler2quien creía que la esencia del arte radicaba en las formas- puede proporcionar una mirada enriquecedora al estudio visual del arte islámico. Aunque para muchos académicos el formalismo es una escuela obsoleta3 , pienso que el mero intento de estudiar una obra por medio de la lectura de sus formas, es un acto contemporáneo y vigente que obliga al espectador a hacer algo que, aunque obvio, rara vez ocurre, y esto es: observar. 4

 

Ahora bien, lo primero que hay que decir, es que la palabra ه se divide en siete partes diferentes organizadas de derecha a izquierda así: la letra ” alif”, el grafema auxiliar  “hamzat waṣl, las dos letras ”lām”, la “shádda” que es otro grafema que hace énfasis en la duración de una consonante, otra letra ”alif” pequeña en la parte superior, y por último la letra ”hāʾ”. En términos compositivos, se trata de una palabra equilibrada visualmente; si bien es cierto que en el idioma árabe se lee de derecha a izquierda a diferencia de la mayor parte del mundo occidental, a nivel visual se genera una lectura que va de arriba abajo en forma piramidal, comenzando por la pequeña letra alif y el grafema shádda, y bajando hasta las dos letras lām que forman la parte más baja, de esta manera, la composición termina por llamar nuestra atención en una línea de lectura que puede ir desde la derecha hacia la izquierda o al contrario, generando una lectura final piramidal.

 

Por otra parte, resulta interesante ver cómo casi todas las letras y grafemas árabes que conforman la palabra tienen una tendencia a apuntar hacia arriba reforzando la lógica piramidal y metafísica de lo que representa dios para el islam, es decir, lo único, lo indivisible. Sin embargo, y a pesar de su estructura de lectura piramidal, la palabra se cierra en la parte izquierda con la letra hāʾ, pero permitiendo también una lectura cíclica por la forma circular en la que está escrita la letra; sale de derecha a izquierda, pero vuelve sobre sí misma. 5 Además, el grafema sáddda escrito en la parte superior es casi una “copia visual” de las dos letras lām de la parte de abajo, dejando más que claro el postulado metafísico de las religiones abrahámicas que dice: ”como es arriba es abajo”.

 

Desde la perspectiva de las personas que conocen y dominan el idioma árabe, la lectura acaba teniendo una dinámica similar que para las personas que no conocen la lengua, puesto que inicia también de forma intuitiva desde arriba hacia abajo, pero de manera lógica y racional, comienza de derecha a izquierda trazando una línea visual con la letra alif, el hamzat waṣl escrito sutilmente sobre la alif, las dos letras lām, la sáddda, la otra alif pequeña en la parte superior y por último la letra hāʾ. Por lo que, en términos de trazos, todas las letras comienzan a escribirse desde arriba y su trazo final acaba en la parte de abajo haciendo énfasis nuevamente en la estructura piramidal y jerárquica de Dios por sobre todas las cosas. Finalmente, y así como Dios representa aquello que es infinito y que está más allá del tiempo y el espacio, la última de todas las letras: la hāʾ, es la que dota, tanto visual como simbólicamente toda la palabra de sentido, puesto que al ser la única letra redondeada obliga al lector-espectador a volver nuevamente al inicio de la palabra, haciendo que la lectura se convierta en una recitación cíclica e infinita.

 

Referencias:

 

  • Yaacob, S. (2015). THE WORD ’ ALLAH’AND ITS USAGE: AN ANALYSIS INTO THE HISTORY OF THE ARABIC LANGUAGE. UMRAN-International Journal of Islamic and Civilizational Studies, 2(3).
  • Ochoa, F. O. (2005). EL ÁRABE-La lengua sagrada del islam. Revista La Tadeo (Cesada a partir de 2012), (71).
  • Villegas, M. Á. E. (1999). Formalismo, forma y naturaleza. Un paseo entre algunos textos. Cuadernos de arte de la Universidad de Granada, 31, 221-232.
  • Wölfflin, H., & García, J. G. (1987). Reflexiones sobre la historia del arte. Ediciones Península.

Comparte



    2 comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *