Tomado de muradsubay.com

Grafos y pinceles Una mirada del arte callejero musulmán desde la construcción de paz y memoria

El arte callejero o “Street art”, como ha sido denominado en los últimos años, es una manifestación artística “ilegal”, en la mayoría de los casos, ya que recurre a la apropiación del espacio público como una pared, el suelo o un medio de transporte público para ser plasmado. Este arte se desarrolla mayoritariamente en la ciudad. El término ha venido cambiando con la utilización de distintas técnicas para su realización. Antes el “graffiti” era la palabra que se usaba para denominar este tipo de arte en las paredes. Sin embargo, se ha venido adoptando la palabra “Street art” ya que reúne otras técnicas además del aerosol, tales como las plantillas, los posters, el esténcil, los murales, etc.1

El arte callejero ha tenido más influencia en los últimos años ya que artistas, que ahora encontramos en los museos, se han dado a conocer por este medio. Además, el arte callejero tiene una cualidad muy importante y es que en su desarrollo es de suma importancia el lugar en el cual el artista interviene. Muchas veces este puede tener aspectos simbólicos que suman en significado a la obra representada. Este es el caso de algunas manifestaciones del arte callejero en el mundo musulmán.

 

La Primavera Árabe, fue un acontecimiento de gran importancia para que el arte callejero se volviera masivo. Esto no significa que antes de este acontecimiento no existiera el arte callejero en Medio Oriente, sin embargo, si existía cumplía otro fin:

 

El arte callejero y el graffiti están desarrollando rápidamente artes en la escena internacional. En los países occidentales, están vinculados a la cultura hip hop, a menudo con subyacentes y mensajes políticos. […] estas formas también se practicaron en el Medio Oriente antes de la Primavera Árabe, pero dentro de las políticas aceptadas. En Egipto, se utilizaron con fines publicitarios o para decorar los muros exteriores de las viviendas con escenas inspiradas en la peregrinación a La Meca. (Naguib, 2016, pág. 58).

 

Con la Primavera Árabe ocurrida en el 2011, los artistas decidieron politizar sus expresiones del arte callejero: “Los artistas de estos países recurren con frecuencia a la parodia y la sátira como un medio para eludir la censura y, al mismo tiempo, compartir sus ideas y puntos de vista políticos.” (Naguib, 2016, pág. 60). Por ejemplo en Yemen este acontecimiento se plasma en la toma de la Plaza de Cambio, en dónde se realizan diferentes manifestaciones artísticas que van desde la música, la pintura y “[…] una rica producción de posters con iconografías variadas que van de la muestra explícita de la violencia represiva del gobierno a una estética que recuerda a los posters socialistas del antiguo Yemen del Sur” (Marino, 2012, pág. 68).

 

En este contexto surge entre marzo de 2012 y diciembre de 2015 el proyecto Colors the walls of your Street (Colorea los muros de tu calle) una campaña colectiva liderada por el artista Murad Subay. El cuál, a través de una convocatoria en redes sociales, buscaba reunir el mayor número de personas para resignificar los muros de Saná, que hasta el momento tenían balas en sus paredes

 

Se trata de un uso del espacio público para protestar abierta y/o disimuladamente, ya sea a través de pintadas con explícito mensaje político así como con imágenes meramente artísticas que de forma menos evidente también sirven para rechazar la violencia del régimen al localizarse en muros cargados de contenido político. (Marino, 2012, pág. 70).

Tomado de muradsubay.com

Esta iniciativa tuvo muchas manos que se sumaron a pintar. Convocó mujeres, niños e incluso militares. Posterior a esta convocatoria Subay empieza una carrera en el arte callejero para plasmar sus desacuerdos. Entre sus obras más importantes se destacan: The walls remember their faces, 12 hours y Ruins.

 

La obra de Subay tuvo tanta acogida que en países como Egipto se empezaron a replicar estas iniciativas a través de diferentes colectivos en el marco de la “Revolución Egipcia” e incluso, “[…]en lugares como Taiz (una ciudad al oeste de la zona interior), aparecieron en los muros reproducciones de cuadros de Hashem Ali (1945-2009), uno de los pioneros de la pintura moderna yemení” (Marino, 2016, pág. 126).

 

Este artista logró despertar el arte callejero en grandes lugares de Medio Oriente. En 2013 la fotógrafa Mia Gröndahl y Angie Balata crean el Sit al-hita (las mujeres de las paredes) grupo integrado en su mayoría por mujeres que busca plasmar mensajes sobre la mujer en la sociedad musulmana. En una entrevista de El país, Gröndahl menciona sobre el proyecto: “No se trata solo de representar mujeres. El mero hecho de que los hombres vean a una mujer pintando en la calle subida a una grúa a 50 metros del suelo envía un mensaje”. El proyecto busca que las mujeres sean partícipes de este arte colectivo, bien sea plasmando tradiciones musulmanas u otro tipo de manifestaciones.2

 

Tomado de: El país.

El trabajo de estos artistas visibilizó el arte contemporáneo en estas regiones.

 

En un país en el que no existía ningún museo dedicado al arte moderno y contemporáneo, el arte callejero se convirtió en un medio para representar las obras de los precursores, al lado de las de pintores y fotógrafos de generaciones más jóvenes. (Marino, 2016, pág. 126).

 

Estas manifestaciones también entrañan una crítica a las instituciones que rigen el arte, tales como los museos, las galerías y el Estado: “Ciertamente, si los jóvenes pintores encuentran en el espacio público –y, más específicamente, en los muros– lienzos en los que producir obras antiguas y nuevas, es porque también están cuestionando la relevancia de los modelos tradicionales de exposición y de relación con el público.” (Marino, 2016, pág. 127).

El arte callejero más allá de plasmar una obra en la pared es una manifestación que abarca más campos. En el caso de Subay, este empezó a dictar talleres de pintura para potenciar las capacidades artísticas en las personas ya que él considera que el arte “humaniza” y en este sentido debería desarrollarse en espacios azotados por conflictos bélicos:

 

Las campañas de Subay han supuesto una ruptura total con esas dinámicas: al situar la expresión artística en la calle y suscitar la participación de artistas y transeúntes, no solo ha alterado los modelos tradicionales de exhibición de obras en Yemen, sino también la forma en que interactúan el público, los artistas y las obras. Al colocar obras fuera del mercado (es decir, en el ámbito público –en el sentido de popular– y no en el privado), también ha cuestionado la actual comercialización del arte y de la cultura que presenciamos en Yemen y en otros lugares. (Marino, 2016, pág. 134).

 

En este sentido, el arte callejero más allá de ser una práctica “ilegal” o un arte “inferior”, es una manifestación artística que entraña decisiones críticas en el campo de las artes. Es evidente que el arte callejero expresa sentires contemporáneos que desglosan los diferentes contextos y que sin duda ayudan a alzar voces para crear espacios de memoria, paz y reflexión.

 

Referencias bibliográficas:

 

  • Agencia Efe (6 de abril de 2011). El arte callejero rinde homenaje a los mártires de la revolución egipcia. [Video en línea]. https://www.youtube.com/watch?v=sDgzhRWv-Mc
  • Alfred, C. (22 de abril de 2016). Yemeni Street Artist Cover The Ruins Of War In Color And Memories. Huffpost. https://www.huffpost.com/entry/yemen-streetartist_n_57193277e4b0d0042da8a374.
  • Marino, A. (2012). Movilización, protesta y creatividad en Yemen: el arte de hacer política en la calle. Revista Quadern-se (17), pp. 56 – 72.
  • Marino, A. (2019). Haciendo historias visibles. Revista AWRAQ (19), pp. 125 – 135.
  • Murad Subay [Murad Subay] (s, d). Colors the walls on your street. https://muradsubay.com/campaigns/color-the-walls-of-your-street/
  • Naguib, S. (2016). Engaged Ephemeral Art: Street Art and the Egyptian Arab Spring. Transcultural Studies (2), pp. 53 – 87.
  • Pita, A. (23 de febrero de 2016). Grafiteras árabes para romper muros. El país. https://elpais.com/internacional/2016/02/11/actualidad/1455199996_992526.html

Comparte



    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.